Introducción a Tahiel




old man

¿Guerra dices?. Perdona si esbozo una sonrisa cansada ante tu entusiasmo joven, o si ves que hago un mal gesto con estos brazos ahora débiles por la edad. Simplemente esa palabra...para mi hace mucho que ya no tiene sentido.

Recuerdo cuando tenía tu edad y como tú era fuerte y lleno de vitalidad, acababan de armarme caballero y...bueno, sentía que podía contra el mundo entero. Deseaba aventuras, embarcarme en grandes gestas, participar en mil batallas... creía que era invencible... pero bastó solo una noche para demostrar lo equivocado que estaba, lo equivocados que estábamos todos...

La recuerdo como un espectáculo hermoso. La oscuridad se transformó en día por el enorme destello que atravesó el cielo, una luz llena de colores, hechizante.

Nos enteramos una semana después que Artamaxus, la capital del reino, había desaparecido por completo en ese momento. Aún recuerdo la cara de espanto del mensajero mientras relataba cómo ahora, donde antes se erigiera una majestuosa ciudad, no había más que un descomunal agujero sin fondo.

Pero eso no era lo que más le aterraba.

Nos contó de los demonios que de allí salían, algunos tan grandes como una casa, y de los dragones que los comandaban. También relató sobre el horrible destino de quienes ahora llaman "Manchados", seres vivos corrompidos hasta volverles apenas una sombra de su pasado.

No tardaríamos en ver esos horrores con nuestros propios ojos.

Más tarde me uniría a la Cruzada Blanca. En ese entonces todo era más sencillo, estábamos por un lado los buenos, marchando al unísono bajo el estandarte de la Santa Luz, portando espadas benditas y la esperanza firme de que los dioses estaban de nuestro lado. Íbamos a limpiar de una vez por todas la fuente de esos males, reclamar las tierras perdidas y volver a nuestros hogares condecorados.

Cuando nuestros comandantes ordenaron la retirada yo supe desde el fondo de mi corazón que nunca volveríamos a conocer la paz, que todo había sido un sueño en vano. Tanta muerte, tantos camaradas caídos, tantos horrores que aún veo en mis pesadillas.

No, pequeño, ahora ya ni siquiera se quiénes son los malos y quiénes los buenos. He visto tantas cosas... he visto a los poderosos encerrarse en sus muros y dejar que los aldeanos sean arrasados, he visto hombres santos dejarse llevar por el caos y levantar muertos, he visto a los paladines torturando a su propia gente, he visto las falsas acusaciones de brujería, los bebés nacer y morir en algún sucio rincón de una ciudad tan llena de pobreza como de mentiras, he visto los pomposos generales prometiendo que de una vez por todas, que esta vez sí, que se necesita un último sacrificio para acabar con la amenaza. Todos han fallado.

Han pasado 60 años de la noche que lo cambió todo y hoy nos vuelven a decir que son tiempos de guerra, que debemos hacer un esfuerzo más.

Toma tu arma, aprende a empuñarla con firmeza, pero no para seguir sueños imposibles, sino porque cuando estés allá afuera y te encuentres con ellos verás la cara del terror y sabrás que no hay nadie que pueda protegerte.


Sedgard, el errante


Bienvenido, aventurero, al foro de rol Tahiel. Acá encontrarás un espacio donde poder escribir, divertirte y conocer a otras personas con similar interés.

Para empezar, te recomendamos visitar y explorar nuestra Wiki. Allí encontrarás toda la información de las normas y la ambientación del foro.

Una vez leído el material, puedes crear tu ficha de personaje siguiendo las siguientes instrucciones: Creación de Personaje.

También es importante que los otros usuarios te conozcan, así que te invitamos a dejar tu presentación en este lugar.

Esperamos tenerte roleando pronto con nosotros.